Schuldig Onofre

Sólo la esperanza tiene las rodillas nítidas. Sangran.